El coronavirus saca a los niños de las escuelas portuguesas

Hace dos meses, el COVID-19 impuso uno de los bloqueos más estrictos en todo el mundo. Aunque a los adultos se les permitió salir a comprar cosas esenciales, millones de niños se han quedado atrapados en sus hogares, muchos en pequeños apartamentos.

La educación virtual ha sido "la nueva realidad" para los niños, y aunque algunos están aprendiendo cosas decentemente, otros están lidiando con cambios de comportamiento y emocionales.

En consecuencia, un estudio reciente realizado por la Universidad Miguel Hernández encuestó a padres españoles e italianos para examinar los impactos psicológicos de los niños en cuarentena.

La conducta de los niños ha cambiado

Los resultados son incluso más sombríos de lo esperado. Aproximadamente el 85% de los padres españoles e italianos reconocieron cambios de comportamiento y dificultades cognitivas y dificultad para concentrarse (76.6%), aburrimiento (52%), irritabilidad (39%), inquietud (38.8%) , nerviosismo (38%), inquietud (30.4%) y preocupaciones (30.1%).

Como se ve, el confinamiento de COVID-19 parece una tormenta perfecta para afectar negativamente la salud mental y física de los niños mientras están en casa. Además, el cierre de las escuelas no solo mantiene a los niños alejados de los entornos externos, sino que también desafía su experiencia de aprendizaje.

Un estudio preocupante afirma “Lo que la pérdida de aprendizaje puede decirnos sobre el impacto potencial del cierre de escuelas en el rendimiento académico de los estudiantes”.

Dado que la Asociación trabaja junto con las escuelas para medir el desempeño de los estudiantes, observó que largos períodos de ausencia escolar producen varios contratiempos en las actividades escolares.

En comparación con un año escolar normal durante el encierro, los niños pueden disminuir las ganancias de aprendizaje de aproximadamente 70%.

Estos pasos hacia atrás serían particularmente desastrosos para los niños cuyas habilidades son normalmente más débiles que otras. Además, los padres que lidian con el teletrabajo y las tareas domésticas no podían mantener a sus hijos tanto como lo harían.

Dado que este cambio de aprendizaje podría afectar a toda una generación de estudiantes, los líderes estatales están llamados a actuar para encontrar enfoques alternativos. Los educadores deben resolver soluciones innovadoras y repensar la enseñanza de las escuelas cuando todo vuelva a la normalidad.

Esto no solo salvará el rendimiento escolar de nuestros hijos a largo plazo sino que también será un descubrimiento de nuevas formas de hacer las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir