Mas

El estado de las disparidades de salud portuguesas-estadounidenses

Publicado el 03 de marzo de 2021.

Por Carlos AO Pavão MPA, PhD

Históricamente, Estados Unidos (EE. UU.) ha sido un imán para los inmigrantes portugueses; hay varios estados con una población significativa de inmigrantes portugueses o estadounidenses que afirman tener ascendencia portuguesa. Los portugueses estadounidenses son una población diversa compuesta por personas de ascendencia portuguesa o inmigrantes de Europa continental, las Azores y Madeira. Los estados de Nueva Inglaterra de Massachusetts, Rhode Island y Connecticut, junto con Nueva Jersey y Nueva York, tienen una gran concentración de estadounidenses portugueses; estas personas son principalmente portugueses de Azores y Madeira y vinieron a los Estados Unidos para trabajar en las fábricas textiles.1

Los estados de Hawái y California también fueron atracciones de inmigración deseables para que las Azores trabajaran en las industrias agrícola y ganadera. En los últimos 20 años, el estado de Florida se ha convertido en un centro de retiro, que ahora alberga varias comunidades de jubilados portugueses estadounidenses y ex residentes de los estados de Nueva Inglaterra, Nueva Jersey y Nueva York.1 Además, muchos portugueses estadounidenses de segunda y tercera generación se han mudado a Texas, Nevada, Oregón, New Hampshire, Maine y Vermont en busca de nuevas oportunidades profesionales y económicas.1

Hoy en día, la imagen de un estadounidense portugués varía desde el perfil típico de inmigrantes (por ejemplo, aquellos que emigraron hace 20 o 30 años) hasta aquellos que son de segunda y tercera generación. Hay aproximadamente 1,3 millones de portugueses estadounidenses por ascendencia y aproximadamente 180.000 portugueses por país de nacimiento.1 El tamaño de los portugueses estadounidenses es comparable al de otras poblaciones étnicas dentro de los Estados Unidos. Hay 1,4 millones de portugueses estadounidenses en comparación con 1,8 millones de cubanoamericanos, 1,6 millones de vietnamitas estadounidenses y 1,4 millones de coreanos estadounidenses.1 Una diferencia notable entre los portugueses estadounidenses y otras poblaciones étnicas estadounidenses es evidente en su falta de presencia en la literatura publicada sobre disparidades en la salud. Hay muchas investigaciones publicadas sobre disparidades en salud en cubanos,2 Vietnamita,3 y coreanos americanos,4 sin embargo, los portugueses estadounidenses han recibido poca atención.

La escasa presencia de literatura publicada sobre disparidades en salud plantea un problema para abordar las necesidades de salud de los portugueses estadounidenses. El primer llamado a las disparidades de salud y los servicios de investigación fue un artículo de 1974 publicado por Francis Rogers.5 Los temas médicos y de salud discutidos en el artículo original de Roger incluían la necesidad de prevención de la tuberculosis y prácticas médicas populares, así como los resultados generales de salud y las tasas de incidencia de la enfermedad entre los inmigrantes portugueses. Del artículo de 15 páginas, aproximadamente seis oraciones abordaban la salud, la medicina y la medicina popular. El enfoque de Roger en la medicina fue limitado, pero también fue un llamado a la acción para que los portugueses estadounidenses y otros investigadores se enfocaran en la salud y la medicina para las comunidades portuguesas estadounidenses. Desde la década de 1970, este llamado a la acción ha sido escuchado por pocos. Antes de 1999, un total de ocho artículos revisados ​​por pares publicados abordaron las preocupaciones médicas o de salud de los portugueses estadounidenses, siendo el primero el artículo de Roger de 1974. Desde el año 2000, se han publicado aproximadamente 30 artículos que abordan una variedad de temas relacionados con las disparidades en la salud, desde la salud mental hasta el cáncer.

La mayor parte de la literatura publicada se centró en la salud mental, seguida de estudios sobre abuso de sustancias, enfermedades de transmisión sexual, violencia de pareja, enfermedad de Machado y acceso a la atención médica. Menos de la mitad de los estudios publicados tenían al menos un autor con apellido portugués o antecedentes portugueses estadounidenses. Esta falta de presencia portuguesa estadounidense habla de un problema más amplio de la falta de portugueses estadounidenses en las escuelas de medicina, escuelas de salud pública y escuelas de enfermería que estén interesados ​​​​en la investigación de servicios de salud y la ciencia de implementación. La cuestión de cómo hacer avanzar la investigación y la bibliografía sobre las disparidades en la salud portuguesa en Estados Unidos es compleja y tiene sus raíces en preocupaciones de salud pública y justicia social médica.6 Como señaló Marmot, «las desigualdades en salud que son evitables y no se evitan son injustas».6 La importancia y el énfasis de esta injusticia están directamente relacionados con el papel de los datos y cómo los datos pueden mitigar las disparidades de salud y las injusticias de salud, así como también cómo los portugueses estadounidenses están representados demográficamente dentro de los datos de salud. Si los investigadores y profesionales médicos y de salud pública tienen datos de salud, entonces podemos comenzar a abordar las disparidades de salud a través de estrategias específicas basadas en evidencia. La siguiente sección abordará por qué hay una falta de datos de salud para los portugueses estadounidenses.

Dentro de la literatura médica y de salud pública, los portugueses estadounidenses son considerados blancos y parte de la identidad étnica latina.7-9 Los miembros del Caucus del Congreso Hispano tienen miembros actuales que son de ascendencia azoriana y portuguesa y eso incluye a la Representante de los EE. UU. Lori Ann Loureiro Trahan (los padres son de las Azores y de Portugal continental), y el Representante de los EE. El senador estadounidense Ben Nighthorse Campbell (la madre era portuguesa). A través de la campaña ‘Haz que el portugués cuente’ del Consejo de Liderazgo Portugués Estadounidense (PALCUS) para el Censo de los Estados Unidos de 2020, se alienta a las personas de ascendencia portuguesa a identificarse como portuguesas. En otras palabras, para PALCUS, los portugueses estadounidenses son blancos y no se consideran latinos.

También ha habido varios artículos periodísticos que cuestionan si los portugueses estadounidenses son blancos o latinos.10 11 Esta confusión sobre cómo considerar la etnia portuguesa tiene implicaciones directas para la recopilación de datos de salud. Si la salud pública y la literatura médica consideran que los portugueses estadounidenses son blancos o latinos, ¿cómo pueden los profesionales de los servicios de salud obtener una imagen precisa de las disparidades de salud actuales? Si los funcionarios electos se consideran hispanos, y hay un debate en curso sobre cómo se identifican étnicamente los portugueses estadounidenses, entonces, ¿cómo pueden los encargados de formular políticas y los profesionales de los servicios de salud obtener una imagen precisa de las disparidades de salud actuales? Este debate crea barreras contra un enfoque unificado para abordar las disparidades de salud portuguesas estadounidenses.

Esto es especialmente preocupante ya que los profesionales médicos y de salud pública intentan corregir cómo COVID-19 afecta a ciertas comunidades marginadas. ¿Los portugueses estadounidenses son blancos o latinos? Cuando esta pregunta se aborda dentro de la informática de la salud, podemos obtener una imagen completa de cómo COVID-19 impactó a la comunidad estadounidense portuguesa. En este momento, tenemos datos anecdóticos limitados sobre los resultados de COVID-19 en los portugueses estadounidenses. Además de la pregunta sobre la etnia portuguesa estadounidense, también hay otros problemas subyacentes que contribuyen a la falta de conocimiento actual sobre las disparidades en la salud de los portugueses estadounidenses. Hay una falta de investigación sobre las disparidades en la salud de los portugueses estadounidenses en los Estados Unidos.

Hay varias becas médicas y de salud pública portuguesas estadounidenses, pero principalmente realizan investigaciones sobre poblaciones latinas. La falta de interés en las disparidades de salud de los portugueses estadounidenses se debe en parte a la falta de datos sobre disparidades de salud, y sin datos es difícil financiar proyectos de investigación en los Estados Unidos. Con las limitaciones de datos, es difícil contribuir con nueva literatura a la literatura médica y de salud pública. Dadas estas limitaciones de datos actuales, existen oportunidades para avanzar y repensar cómo podría ocurrir la investigación y la práctica de las disparidades de salud portuguesas estadounidenses. Una estrategia es involucrar a funcionarios estadounidenses portugueses electos para financiar iniciativas relacionadas con los estadounidenses portugueses. Una segunda estrategia consiste en desarrollar asociaciones universitarias portuguesas y estadounidenses con propósito y objetivo; estas asociaciones pueden incluir proyectos de investigación en colaboración dentro de los Estados Unidos, así como en Portugal. Esta idea no es nueva. Portugal tiene tres asociaciones universitarias de Programas de Portugal: el Instituto de Tecnología de Massachusetts, la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Texas, Austin.

Estos tres programas exploran las fronteras emergentes de la ciencia con una aplicación global a través de la educación, la investigación y la comercialización de nuevos descubrimientos. En el momento de escribir este artículo, no existen asociaciones portuguesas y estadounidenses centradas en la salud pública y/o la medicina. Por último, como resultado de nuevas asociaciones médicas y de salud pública, pueden surgir iniciativas de investigación entre estudiantes portugueses y no portugueses y dar como resultado proyectos de investigación colaborativos transatlánticos compartidos que exploren las disparidades de salud de las comunidades portuguesas. Estas asociaciones de colaboración transatlánticas podrían conducir al desarrollo de proyectos de estudiantes de cursos en línea en los que los estudiantes de Portugal y los Estados Unidos aprendan unos de otros. Todavía queda mucho por hacer para comprender y abordar las disparidades de salud de los estadounidenses de origen portugués, y el objetivo de este artículo es estimular futuras conversaciones.

EXPRESIONES DE GRATITUD

Quisiera agradecer al Dr. Tiago Villanueva, redactor jefe de Acta Médica Portuguesa, por su interés de americano americano en disparidades de salud.

Este artículo fue publicado originalmente en Acta Médica PortuguesaVolumen 34, No 3, como El estado de las disparidades de salud portuguesas-estadounidenses y se reproduce con autorización.

Carlos AO Pavão MPA, PhD es Profesor Asistente Clínico en el Programa de Pregrado en la Escuela de Salud Pública de la Universidad Estatal de Georgia.

REFERENCIAS

  1. Buscador de hechos A. “Tablas de población seleccionada de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense de 2016” .
  2. Blumenshine P, Egerter S, Barclay CJ, Cubbin C, Braveman PA. Disparidades socioeconómicas en los resultados adversos del nacimiento: una revisión sistemática. Am J Previo Med. 2010; 39: 263-72.
  3. Nguyen BH, Stewart SL, Nguyen TT, Bui-Tong N, McPhee SJ. Eficacia del alcance de los trabajadores de la salud legos en la reducción de las disparidades en la detección del cáncer colorrectal en los vietnamitas estadounidenses. Am J Salud Pública. 2015; 105: 2083-9.
  4. Shin CN, Keller C, An K, Sim J. Enfermedad cardiovascular en coreano-estadounidenses: una revisión sistemática. J Cardiovasc Enfermeras. 2018; 33: 82-93.
  5. Roger FM. Los portugueses del sureste de Nueva Inglaterra: sugerencias para la investigación. Rev. luso-brasileño. 1974, 11: 3-18.
  6. Marmot M. Justicia social, epidemiología y desigualdades en salud. Eur J Epidemiol. 2017; 32: 537-46.
  7. Dos Santos H, Tonstad S, Montgomery S, Paalani M, Faed P. Comportamiento para dejar de fumar en hombres portugueses de California. Promoción de la salud de California J. 2011; 9: 68-76.
  8. James S, Navara GS, Clarke JN, Lomotey J. Una investigación sobre las «agonías» (agonías) de los inmigrantes portugueses de las Azores. Hisp J Behav Sci. 2005, 27: 547-64.
  9. Arana, M. La escurridiza identidad hispano/latina. representante de Nieman 2001; 55: 8.
  10. Barón M. ¿Los portugueses son hispanos? examinador de Washington. 2013
  11. Cabral A. En USA, ¿los portugueses son realmente hispanos? Costa Sur hoy. 2019

** Informar de una corrección o error tipográfico a [email protected]. Estamos comprometidos a mantener nuestros estándares periodísticos, incluida la precisión. Carolina Matos / Editora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.