Cultura

La cuota de membresía asciende a 6,4 mil millones de reales en 20 años


En este período de dos décadas, el gasto combinado equivale al presupuesto ejecutado por la Fiocruz en 2020 (R $ 6,5 mil millones)

Entre 2001 y 2021, la Cámara de Diputados gastó R $ 6,4 mil millones en montos corregidos con la cuota parlamentaria, el monto que cada miembro del Bundestag por reembolsos como alquiler de autos, combustible, boletos de avión, alimentos, contratos de servicios, entre otros. En este período de dos décadas, el gasto combinado es igual al presupuesto ejecutado por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en 2020 durante la pandemia mundial del nuevo coronavirus (R $ 6,5 mil millones).

Desde 2020, con el inicio de la pandemia, la mayoría de los parlamentarios han estado trabajando en la oficina central. Sin embargo, solo en los primeros tres meses de 2021, la cámara desembolsó R $ 32,2 millones con la cuota parlamentaria. Los datos sobre gasto de cuotas provienen de la propia Cámara a través de su apoyo.

Bajo la presión de aumentar los salarios de los parlamentarios en Brasilia, la reserva de estos fondos para reembolsar a los parlamentarios en el país tuvo un impacto. Ya a principios de la década de 2000, las asambleas legislativas de los 26 estados y el distrito federal crearon reglas para fondos de compensación o cuotas parlamentarias con el objetivo de financiar el ejercicio del cargo. Los ayuntamientos, repartidos en 5.572 comunidades brasileñas, también navegaron por la ola y aprobaron el reembolso de gastos.

En el Congreso, el uso de fondos públicos para este propósito ha dado lugar en repetidas ocasiones a denuncias de anomalías e irregularidades durante los últimos 20 años. La cantidad de dinero que puede gastar cada uno de los 513 diputados depende del estado para el que fueron elegidos. La cuota mensual actual oscila entre R $ 30,8 mil (Distrito Federal) y R $ 45,8 mil (Roraima).

En julio de 2020, Estadão anunció que los parlamentarios de la base gubernamental y la oposición habían convertido la divulgación de actividades en la cámara en una empresa privada. Recurrieron a empresas contratadas con fondos de oficina y consultores pagados por Casa para administrar los canales monetizados en YouTube, con videos que recaudan fondos en función del número de visualizaciones. Días después de la publicación del informe, una ley de la Junta Directiva prohibió a los parlamentarios utilizar la cuota para servicios que generen ganancias en Internet.

CONTINÚA DESPUÉS DEL ANUNCIO

En 2017, el uso irregular de fondos llevó al Ministerio Federal (MPF) a presentar 28 denuncias contra 72 exdiputados por participar en el llamado “Spree” de pasajes aéreos. Los cargos formales se referían al delito de malversación de fondos (malversación de fondos públicos). Cuando el ex presidente Michel Temer (MDB) presidió la Cámara por segunda vez entre 2009 y 2010, restringió el uso de boletos para los propios parlamentarios o sus asesores.

25 consultores. Además de la cuota, los diputados reciben un salario mensual (asignación) de R $ 26,7 mil y un presupuesto de oficina de R $ 111,7 mil mensuales para contratar hasta 25 secretarias que trabajan en Brasilia o en su país de origen.

La cuota parlamentaria fue idea del diputado Aécio Neves (PSDB-MG) cuando era alcalde de la cámara. Nació con el nombre de Fondo de Compensación. El Tucán, que ahora preside el Comité de Asuntos Exteriores y Defensa Nacional de la Cámara de Representantes, ha sido presionado por los parlamentarios para que gane salarios más altos. La iniciativa se repitió en todo el país. En enero de 2003, bajo la presidencia de Ramez Tebet (1936-2006) del entonces PMDB-MS, el Senado aprobó la fórmula de reembolso para los 81 senadores.

CONTINÚA DESPUÉS DEL ANUNCIO

En la Asamblea Legislativa de Rio Grande do Sul, se fijó una cuota tres meses después de su implementación en la Cámara. En Maranhão, se reembolsan al MP gastos mensuales de hasta R $ 41,7 mil.

En el Ayuntamiento de São Paulo, que tiene sus “asignaciones generales” desde 2003, cada parlamentario recibe R $ 25,8 mil mensuales por estos gastos (gastos de R $ 17 millones por año). Los pagos a empresas de marketing y mantenimiento de sitios web que promueven los propios concejales son pioneros. El concejal Felipe Becari (PSD), elegido con una agenda de bienestar animal en 2020, gastó R $ 19.600 en marketing y hospedaje de sitios web. Según su equipo, el sitio web se utiliza para recibir denuncias de abusos contra animales. Y la empresa de marketing ofrece consejos para sugerir proyectos que hablen a otros públicos. La información proviene del diario O Estado de S. Paulo.

Contenido de estadão

CONTINÚA DESPUÉS DEL ANUNCIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.