Mas

¿Qué tan gratis? Las presiones sobre la libertad de prensa – por Len Port

Publicado el 03 de mayo de 2021.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, promueve anualmente el Día Mundial de la Libertad de Prensa el 3 de mayo para crear conciencia sobre la importancia fundamental de la libertad de prensa y recordar a los gobiernos su deber de respetar y defender el derecho a la libertad de expresión consagrado en la Declaración Universal de Derechos de 1948. Derechos humanos.

“Los periodistas y trabajadores de los medios son cruciales para ayudarnos a tomar decisiones informadas”, señaló el ex primer ministro portugués en mayo pasado: “Mientras el mundo lucha contra la pandemia de COVID-19, esas decisiones pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte. En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, hacemos un llamado a los gobiernos, y a otros, para que garanticen que los periodistas puedan hacer su trabajo durante la pandemia de COVID-19 y más allá.

El secretario general Guterres dijo la semana pasada que, “durante la pandemia y otras crisis, incluida la emergencia climática, los periodistas y los trabajadores de los medios nos ayudan a navegar en un panorama de información que cambia rápidamente y, a menudo, es abrumador, al tiempo que abordan imprecisiones y falsedades peligrosas. En demasiados países corren demasiados riesgos personales, incluidas nuevas restricciones, censura, abuso, acoso, detención e incluso la muerte simplemente por hacer su trabajo, y la situación sigue empeorando”.

La Federación Europea de Periodistas y sus miembros han observado un claro deterioro de la libertad de prensa en Europa. Cita un informe del Consejo de Europa publicado la semana pasada que dice que la cantidad de ataques físicos contra periodistas y trabajadores de los medios, así como los casos de acoso e intimidación alcanzaron un nivel récord en 2020.

Portugal adoptó el derecho a la libertad de expresión después de la Revolución de los ‘Clavel’ del 25 de abril de 1974. Durante siglos antes de eso, la libertad de expresión estuvo controlada por la Iglesia Católica, una sucesión de monarcas y la dictadura política del Estado Novo. La constitución de este país ahora extiende la libertad de expresión a todos los medios.

El índice de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras, que muestra la independencia de los medios y lo seguro y libre que es para los periodistas de todo el mundo hacer su trabajo, muestra una mejora continua en el estado de Portugal de 2013 a 2021. Portugal ocupa actualmente el noveno lugar en el ranking mundial. después de Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Costa Rica, Holanda, Jamaica y Nueva Zelanda. Reino Unido ocupa el puesto 33 y Estados Unidos el 44.

El principal problema al que se enfrentan los periodistas en Portugal, al igual que en Europa, ha sido en general los recortes presupuestarios causados ​​por la pandemia que han afectado incluso a algunas de las empresas de noticias más grandes y han provocado la pérdida de puestos de trabajo o la reducción de salarios.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con sede en Washington, cuyo equipo global de reporteros reveló los “Papeles de Panamá” filtrados en mayo de 2016, es un ejemplo de excelencia periodística, pero incluso busca donaciones regularmente para seguir adelante.

Es posible que la información importante que los medios locales, regionales o nacionales transmiten al público no esté tan bien investigada ni sea informada con tanta precisión como el ICIJ, una de las principales razones es que muchos no cuentan con suficiente personal, con periodistas que los presionan indebidamente no solo para cumplir con plazos ajustados, sino también para producir muchas historias de titulares que encajan con las ‘inclinaciones políticas y comerciales’ de sus empleadores. Esto en algunos casos fomenta el ‘churnalismo’ como

opuesto al periodismo. Algunos periódicos están preparados para plagiar virtualmente incluso historias ‘exclusivas’ de otros periódicos.

Irónicamente, coincidiendo con el Día de la Libertad de Prensa, Madeleine McCann desapareció hace 14 años el 3 de mayo. El misterio se convirtió en el caso de persona desaparecida más reportado en la historia. Ha obsesionado a los medios y a millones de lectores y espectadores en todo el mundo. Al informar sobre los sospechosos oficiales durante la investigación inicial portuguesa sobre la desaparición, algunos tabloides británicos publicaron informes que eran inexactos o falsos, o descaradamente difamatorios. Estos documentos fueron obligados a rendir cuentas en los tribunales y se les ordenó pagar cientos de miles de libras en daños.

Por otro lado, la larga acción por difamación iniciada por los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, contra el exdetective portugués Gonçalo Amaral por acusaciones en su libro The Truth of Lie, fue anulada en apelación por el Tribunal Supremo de Portugal con el argumento de que el autor tenía derecho a la libertad de expresión. Se espera el resultado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la apelación de McCann contra la sentencia del tribunal supremo de Portugal.

Mientras tanto, en las redes sociales, la ética de quienes comentan de cualquier forma sobre quien sea o lo que sea que elijan es otra cosa. Con una libertad de expresión casi ilimitada, a los trolls anónimos de las redes sociales no les importa hacer los comentarios más despreciables sabiendo que todavía pueden salirse con la suya.

La libertad de expresión universal es muy deseable, pero todavía tiene un largo camino por recorrer.

——————

LPPuerto Len es periodista y autor. Nacido en Irlanda del Norte, sus primeros escritos se publicaron mientras trabajaba en el Museo de Historia Natural de Londres. Desde entonces ha trabajado como reportero de noticias, principalmente en Hong Kong, Irlanda del Norte, Sudáfrica y Portugal. Además de informar sobre noticias duras para algunas de las principales organizaciones de noticias del mundo, ha producido innumerables artículos sobre todo tipo de temas para una variedad de publicaciones. Ahora que vive en el sur de Portugal, sus libros incluyen guías de viaje y cuentos para niños. Sus libros electrónicos – Personas en un lugar aparte y El fenómeno de Fátima – ¿Gracia divina, engaño o fraude piadoso? están disponibles en amazon.com y amazon.co.uk. Las publicaciones de su blog se pueden ver en algarvenewswatch.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.