Mas

El Municipio de Lisboa aceptó haber enviado los datos a la embajada de la gente que se manifestaban en frente de ellos

La capital de españa, 18 de junio (Portugalhoy) –

Según un informe de auditoría anunciado el viernes, el Municipio de Lisboa transmitió los datos personales de la gente que formaron parte de las manifestaciones en frente de la embajada en la ciudad más importante de 2011 a 2021. Estos datos están protegidos por la legislación de la temporada. Mande un mensaje al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia de los participantes de la manifestación que se opusieron a la detención de Alexei Navalni.

La situacion desató una crisis menor en el gobierno de Lisboa, cuyo alcalde y socialista Fernando Medina aceptó que la práctica se había repetido múltiples ocasiones desde el instante en que se publicó la novedad en el Weekly Express en 2011.

Ese año, en el momento en que la imagen del gobernador civil llegó a su fin, se le dio al Municipio la capacitad de conseguir información y dirigir el permiso para ordenar manifestaciones en la ciudad más importante. Ningún reglamento ordena a las autoridades a trasmitir estos datos a las organizaciones propósito de la movilización, no a la Policía de Seguridad Pública (PSP).

Medina presentó un informe que examina 180 manifestaciones que se habían efectuado en frente de la embajada desde 2011, de las que 58 desde 2018, señalando que según los estándares de la Comisión Nacional de Protección de Datos, “Ustedes como organización El nombre del gerente es» Personal datos, que han de estar protegidos.

A cambio, anunció que destituiría al solicitado de protección de datos, disolvería la oficina previamente responsable de las manifestaciones y cedería sus poderes a la policía de la región.

Medina mencionó que la orden del entonces alcalde y de hoy presidente António Costa fué «reiteradamente» ignorada desde 2013, y que las únicas autoridades facultadas para tratar esa información son el PSP y el Ministerio del Interior.

No obstante, descartó la oportunidad de «malicia o malas pretenciones» y apuntó que la «inercia burocrática» y las diferencias en los métodos administrativos se vieron anegadas de «varios jefes» durante los años, ha dicho Medina. Por otra parte, no descubrió qué mensajes han recibido la información, pero mencionó que se pondrían en contacto con las víctimas.

Medina aseguró que mientras que prosigue el juicio, no se aguardan mucho más despidos, «por consiguiente, van a hacer todo lo que es posible para traer la paz a todo el que que sea sacudido por este sentimiento».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.