Mas

Memorias: ‘Mis primeros libros fueron libros de béisbol’ – Por George Monteiro

Publicado el 11 de junio de 2017.

En 1942, para Navidad, me regalaron el libro de Paul Gallop sobre Lou Gehrig. Su portada y sobrecubierta eran de color naranja brillante, con una imagen del «Orgullo de los Yankees» en la cubierta, junto con una imagen de la estrella de cine Gary Cooper, quien interpretó a Gehrig en la película sentimental dirigida por Sam Woods. Ojalá todavía tuviera la copia original del libro, pero pasó el tiempo como van las cosas. (Recientemente compré una reimpresión con sobrecubierta.) Más tarde compré con mi propio dinero Lucky to be a Yankee, una biografía de mi héroe de béisbol favorito en ese momento, Joseph Paul DiMaggio. Ambos libros los leí, seguramente más de una vez.

Cuando estaba en la escuela secundaria le presté mi libro de DiMaggio a uno de mis profesores de secundaria, esperando que, después de leerlo, seguramente lo devolvería. Me equivoqué. Porque algún tiempo después de que se lo presté, yo estaba allí, por alguna razón que he olvidado, cuando abrió la puerta de la camioneta de su automóvil para buscar algo y vi mi libro tirado en un rincón. Entonces no dije nada y, lamentablemente, el libro no fue devuelto.

Yo tampoco me atrevía a pedirlo. Otro libro que compré por esa época era una biografía del antiguo dueño y gerente de los Philadelphia A, el venerable y muy venerado Connie Mack. Mucho de lo que he retenido sobre el béisbol de grandes ligas de las primeras décadas del siglo XX son cosas que recuerdo, fragmentos, de ese libro. Esta mañana pensé en lo que hacían los gerentes para llamar a los lanzadores de relevo desde bullpens lejanos en esos días, mucho antes de que alguien pensara, probablemente, en el uso de teléfonos en los dugouts conectados a teléfonos en los bullpens. Recuerdo que cuando un manager enviaba a uno de sus lanzadores fuera del banquillo para calentar, le daba una nueva pelota de béisbol para hacerlo. En una ocasión, no funcionó de esa manera. El manager no pudo lograr que su lanzador entrara desde el bullpen sin importar cómo trató de hacerle una señal. Lo que descubrió fue que su lanzador no estaba allí en absoluto. Se había subido a una valla, se había colado en el bar de enfrente y había cambiado la pelota nueva que le había dado el gerente por whisky.

Esto me recuerda que antes de la introducción de teléfonos en los banquillos y bullpens (y su frugal propietario-gerente nunca introdujo teléfonos en los banquillos o bullpens de Shibe Park, y dirigió a los Atléticos durante medio siglo, retirándose en 1950 a la edad de 87 años o más). Tenía su propia forma de indicar a los lanzadores de relevo que calentaran antes de entrar desde el bullpen, una forma que le sirvió casi hasta el final. Cuando quería que Joe Coleman calentara, por ejemplo, uno de sus entrenadores se retiraba. desde el banquillo y hacía un movimiento de pala exagerado como si estuviera lanzando carbón contra una pared o por un tobogán, pero cuando quería que Carl Scheib calentara, el entrenador se ponía de pie y fingía que golpeaba la pared del parque Shibe. .

portada del libro GehrigEn nuestros años de ensalada, el béisbol lo era todo para un niño. Recreábamos en nuestros crudos juegos los juegos de los Medias Rojas que escuchábamos por radio. Nuestra manera de hacer esto fue batear pelotas a través de Titus Street nuevamente la cerca de tela metálica que rodea la larga extensión verde frente a la casa multifamiliar que pertenece a los Chenault. Señor. Chenault aparecía de vez en cuando, se aseguraba de que lo viéramos, fruncía mucho el ceño pero nunca decía una palabra, excepto que no trepes la valla, camines y cruces la puerta cuando vienes por una pelota que uno de ustedes ha golpeado. en mi patio.

Sabíamos todos los nombres de los jugadores, pero normalmente no sus nacionalidades. Para nosotros, solo eran jugadores de béisbol, algunos mejores en el juego que otros. Para mí, el interés por sus nacionalidades o ascendencia étnica vino después, mucho después. Que el jardinero Elmer Valo hubiera nacido en Eslovaquia pero que hubiera aprendido a jugar béisbol lo suficientemente bien como para jugar al nivel de las Grandes Ligas durante veinte años era un rompecabezas para mí. Sin embargo, nunca se me pasó por la cabeza que otros, además de Valo, pudieran describirse como estadounidenses con guión. Solo mucho más tarde traté de descubrir luso-estadounidenses (si es que hay alguno o muchos), que habían jugado el juego nacional lo suficientemente bien como para haber jugado en una u otra Liga Mayor. Supongo que comenzó con mi descubrimiento de que Lew Fonseca era un portugués-estadounidense de California. Ahora avance rápidamente varias décadas y más, hasta 2017, para un descubrimiento importante en mi búsqueda de los nombres de los jugadores de béisbol de las Grandes Ligas portuguesas-estadounidenses. Así es como sucedió.

En una transmisión reciente de un juego de béisbol entre los Medias Rojas de Boston y los Orioles de Baltimore, el analista de color de New England Sports Network para ese juego fue Dennis Eckersley, el lanzador del Salón de la Fama del Béisbol. Cuestionó, en un momento dado, la pronunciación del apellido del tercera base de los Orioles. Dijo que siempre había escuchado el nombre «Machado» pronunciado «Mechado», que era el apellido de soltera de su madre. Aunque el propio Dennis nació en Oakland, California, su madre portuguesa provenía de Hawái. Su compañero en la cabina de televisión le aseguró que el Manny Machado de los Orioles era español y eso explicaba la forma diferente en que se pronunciaba su nombre. Lo que no se dijo (sin duda porque no se sabía) es que Eckersley pronunciaba el apellido de soltera de su madre como lo haría cualquier azoriano.

Por lo tanto, ahora puedo agregar el nombre de Dennis Lee Eckersley a mi preciada lista de jugadores de las Grandes Ligas de béisbol de ascendencia portuguesa, miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas (elegido en 2004), el primero y único en mi lista. Entre sus logros estaba ganar 197 juegos ganados, 390 juegos salvados, un juego sin hits y una temporada de 20 victorias y (en un año diferente) una temporada de 50 salvamentos.

————–

Apéndice:Jugadores luso-estadounidenses de las Grandes Ligas:

lanzadores

  • Dennis Lee Eckerley
  • sid fernandez
  • Kevin Correia
  • Ronald “Rod” Douglas Correia
  • Antonio “Tony” Freitas

Receptores

  • Charley Silvera
  • ian gomes

jugadores de cuadro

  • Bernard John DeViveiros
  • Lewis Albert (Lew) Fonseca
  • billy martin
  • Dustin Pedroia
  • Marcos Teixeira
  • petirrojo ventura
  • Joseph Lawrence “Joe” Abreu

jardineros

  • david lopes
  • Shane Vitorino
  • jonny gomes

Gerentes

  • Lewis Albert (Lew) Fonseca
  • billy martin
  • petirrojo ventura
  • davy lopes

(Seguramente hay otros jugadores de béisbol de las Grandes Ligas de ascendencia portuguesa, especialmente de California, me imagino, que aparecen en esta lista)
——————–

Mensajes recientes del profesor George Monteiro

———————–
Jorge Monteiro, profesor emérito de inglés y de estudios portugueses y brasileños en la Universidad de Brown, es autor o editor de libros sobre Henry James, Henry Adams, Robert Frost, Stephen Crane, Emily Dickinson, Fernando Pessoa y Luis de Camões, entre otros. Se desempeñó como profesor Fulbright en Literatura Americana en Brasil – São Paulo y Bahía – Ecuador y Argentina; y como Profesor Visitante en la UFMG en Belo Horizonte. En 2007 se desempeñó como Helio y Amelia Pedroso / Luso-American Foundation Profesor de portugués, Universidad de Massachusetts Dartmouth. Entre sus últimos libros se encuentran La insignia azul del valor de Stephen Crane, Fernando Pessoa y la literatura angloamericana del siglo XIX,La presencia de Pessoa, La Presencia de Camões,Conversaciones con Elizabeth Bishop,Ensayos críticos sobre Adiós a las armas de Ernest Hemingway, Fernando Pessoa y la literatura angloamericana del siglo XIX yElizabeth Bishop en Brasil y después: una carrera poética transformada. Entre sus traducciones se encuentran Poemas ibéricos de Miguel Torga, Un hombre sonríe a la muerte con media cara de José Rodrigues Miguéis, Autoanálisis y otros treinta poemas de Fernando Pessoay En Creta, con el Minotauro y otros poemas de Jorge de Sena. También ha publicado dos colecciones de poemas, La Bolsa del Café y Nudo de tejedor doble. Más…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.