¿Por qué es tan importante el tiempo boca abajo para su bebé recién nacido?

Cuando un bebé recién nacido se acuesta boca arriba, es natural y familiar para los padres. Cuando se trata de enseñarle a un bebé boca abajo, las mamás tienen preocupaciones razonables: el bebé aún no sostiene su cabeza y tiene poco dominio de su cuerpo, a mamá le parece que se sentirá incómodo boca abajo. Pero estas son preocupaciones inútiles: los pediatras dicen que es útil e importante poner al bebé boca abajo: en esta posición, el niño desarrolla mejor sus habilidades motoras y aprende a sostener la cabeza más rápido.

Durante mucho tiempo se creyó que no se podía colocar a un bebé boca abajo hasta que se cerrara la herida umbilical. La pediatría moderna ha revisado su enfoque del desarrollo infantil. Los neonatólogos aconsejan a los padres que comiencen a colocar al bebé boca abajo desde el primer día de vida. La mayoría de los bebés toleran muy bien esta posición y no daña el ombligo.

A algunos niños no les gusta acostarse en esta posición, entonces los padres tienen que acostumbrar a sus bebés. Esto debe hacerse porque la posición boca abajo es muy útil para el recién nacido. Tendrá que superar las preocupaciones del niño, sus estados de ánimo e incluso las lágrimas, y no podrá retirarse en ningún caso. Ayude a su bebé a crecer fuerte, ágil y saludable.

¿Por qué necesitas poner al bebé boca abajo?

Un bebé de un mes que está acostumbrado a acostarse boca abajo, el mundo que lo rodea parece más amplio e interesante. El ejercicio también tiene un impacto positivo en la condición física del niño. Notemos todos los puntos útiles:

  • Acostado boca abajo, el niño entrena los músculos del cuello para aprender a sostener la cabeza más rápido y más fácilmente. También se tensan otros músculos del cuerpo y se fortalecen la cintura escapular, los brazos y los abdominales. Al acostumbrarse a apoyarse en los brazos, el recién nacido se prepara para gatear

  • Cuando se acuesta boca abajo, el bebé aumenta el ángulo de visión, ve sus manos, nota los juguetes y desarrolla el reflejo de prensión. Al mismo tiempo, se estimulan las habilidades mentales del bebé.

  • Los huesos del cráneo de un bebé lunar son blandos y pueden aplanarse debido a que permanece acostado boca arriba durante mucho tiempo. Para evitar que la cabeza de su bebé se vea plana, debe acostarlo boca abajo con más frecuencia.

  • Fortalecer los músculos del cuello ayuda a evitar la torcedura en el recién nacido. Después de poner a su bebé boca abajo, acérquese a él/ella desde diferentes lados para que él/ella intente volver a usted

  • Al estar boca abajo, el bebé masajea el abdomen y entrena los músculos abdominales, mejorando así el metabolismo. Los gases se excretan más fácilmente y se reduce el riesgo de cólicos. Se previene la formación de una hernia umbilical

Reglas de ejercicio infantil.

No puede simplemente tomar y girar al bebé boca abajo, debe observar varias condiciones. Dado que la posición es nueva para un bebé vulnerable, la mamá debe hacer todo correctamente y con cuidado. Siga estas reglas:

  • Acueste al bebé sobre una superficie dura y plana. Use una mesa normal o para cambiar pañales para esto. Puedes cubrir el suelo con una sábana o manta y acostar al bebé encima, lo principal es que no haya corrientes de aire y el suelo esté calentito. El soporte rígido ayudará al bebé con el desarrollo de habilidades motoras.

  • Antes de poner al bebé boca abajo, no le dé ningún alimento. La posición puede provocar regurgitación y, después de comer, los bebés quieren dormir, no hacer ejercicio. Por ejemplo, sabes que en 30 minutos es hora de que tu bebé coma formula para bebéentonces este período es el momento óptimo para ponerlo boca abajo

  • Asegúrese de estar cerca de su recién nacido. No permita que el bebé meta la nariz en una manta o almohada, retírelas. Controle su posición, no lo deje desatendido por un minuto; esto es especialmente importante para los 2 o 3 meses de edad cuando el niño se está volteando activamente.

  • Los pediatras recomiendan que coloque a su bebé desnudo boca abajo. Comprueba a cuántos grados hace la habitación donde está tu bebé, para que no se resfríe

Dado que la postura implica ejercitar los músculos, nunca coloque a su bebé después de comer o antes de acostarse. El ejercicio se realiza solo cuando su bebé está despierto.

¿Cómo le enseño a mi bebé a acostarse boca abajo?

Si a tu pequeño tesoro no le gusta estar boca abajo, es travieso y se resiste, trata de acostumbrarlo. Recuerda que esta posición es necesaria para que el niño se desarrolle correctamente. Sea paciente, actúe de manera consistente, con una comprensión de lo que quiere lograr. Pruébalo de esta manera:

  1. Saque a su bebé por un tiempo muy corto, no más de 10 segundos. Lo principal es que durante este tiempo el estado de ánimo del bebé no se echa a perder y se siente cómodo.

  2. Haz los primeros ejercicios sobre tu vientre: le es familiar al bebé y la posición no le hará sentir inseguro.

  3. Aumente gradualmente el tiempo acostado boca abajo, pero asegúrese de observar cuando el bebé comience a preocuparse y le avise que está cansado de estar acostado así.

  4. Convierte el ejercicio en un ritual diario y obligatorio. Hazlo en un momento determinado para que tu bebé esté preparado para ello.

  5. Complemente tumbado boca abajo con agradables procedimientos: masajes y caricias. La atención de su bebé cambiará y aceptará la nueva posición con buena disposición.

  6. Liderar la habituación sin coerción. No insista si su bebé es travieso, solo intente todos los días y un poco, tal vez pronto le guste.

  7. Elija el momento adecuado para las lecciones. Es poco probable que un bebé letárgico, hambriento o somnoliento disfrute haciendo algo que le molesta.

  8. Para reducir la incomodidad, ocupe la atención de su hijo con estimulantes auditivos y visuales. Los juguetes brillantes y los chirriadores son adecuados para esto.

  9. Cambia la textura y el color de la superficie donde estará el bebé. Un pequeño truco ayudará a distraer al bebé y mejorará sus habilidades táctiles.

Poco a poco, a su bebé le encantará la actividad de acostarse boca abajo. Si mamá y papá se esfuerzan, muy pronto el bebé los complacerá con sus éxitos.

La posición "acostada boca abajo" brinda el máximo beneficio

Si todos sus esfuerzos no conducen a resultados positivos, el bebé continúa resistiéndose y no quiere acostarse boca abajo, ofrézcale otras opciones.

Los ejercicios regulares con su hijo lo llevarán al éxito, especialmente porque a cierta edad a los niños les comienza a gustar no solo acostarse sino también dormir boca abajo. Una posición que alguna vez no fue amada se convierte en la más cómoda y confortable.

En los primeros días y semanas después del nacimiento, el bebé se mueve muy poco. Las posturas principales son tumbado boca arriba o de lado, con las piernas pegadas al vientre. Las madres jóvenes tienen mucho miedo de causar daño al bebé. Para evitar que esto suceda, es importante seguir las recomendaciones de los médicos.

Los pediatras recomiendan que los padres realicen "juegos en la barriga" de 2 a 3 veces al día durante 3 a 5 minutos cada vez. En la primera infancia, acostarse boca abajo puede tomar solo unos minutos hasta que el niño se canse.

Cuando el niño muestre interés en jugar boca abajo, aumente el tiempo y la frecuencia de los ejercicios. Después de 3 a 4 meses, intente acostarse boca abajo durante unos 20 minutos al día. Si su bebé está feliz y alerta, déjelo quedarse boca abajo todo el tiempo que quiera, de 40 a 60 minutos al día.

Permanecer boca abajo de tu bebé es una actividad muy importante, trata de pasar el tiempo con buen ánimo. Haz que estos minutos sean alegres y luminosos para tu recién nacido, procura que se sienta cómodo, distraerlo y entretenerlo. Cuanto más se acueste su bebé boca abajo, más rápido aprenderá a controlar su cuerpo y comenzará a sorprender con nuevos éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir